Saltar al contenido
Be Agile My Friend

¿Qué es un Sprint en Scrum?

Tal y como lo define la Scrum Guide, el Sprint es el corazón de Scrum, un intervalo de tiempo de máximo un mes, en donde se desarrolla el incremento de un producto, potencialmente entregable. Esto quiere decir que si el Product Owner lo solicita, se requiere un esfuerzo mínimo para que el producto esté disponible para el usuario.

También podemos considerar el Sprint como un mini-proyecto, en donde el equipo de desarrollo focaliza todos sus esfuerzos en conseguir el objetivo definido en el Sprint planning.

En un Sprint de Scrum se incluye, básicamente, el Sprint Planning, los Daily meetings, el trabajo del equipo de desarrollo, el Sprint Review y el Sprint Retrospective.

Consideraciones importantes

  • Cada fase del Sprint en Scrum tiene que ser cuidadosamente respetada por todo el equipo Scrum, esto quiere decir, que no puede haber cambios en medio del Sprint que pongan el peligro el objetivo del mismo.
  • Es recomendable no trabajar varios objetivos/requisitos al mismo tiempo, lo primero que hay que terminar es lo más importante para el cliente. Si todo el Sprint Backlog no es entregado al final del Sprint, entonces se analizará en la retrospectiva qué ha ocurrido, y se aplicarán los cambios necesarios para que el próximo Sprint no tenga los mismos inconvenientes.
  • Un Sprint empieza inmediatamente al finalizar el Sprint anterior, no existen tiempos intermedios.
  • Los Sprints tienen un máximo de un mes de duración, si se hicieran Sprints más largos, puede que las definiciones de lo que estamos haciendo cambien, poniendo en riesgo el éxito del proyecto.
  • Los tiempos de los Sprints en Scrum no se deberían cambiar a lo largo de un proyecto, pero esto no es restrictivo y, en caso muy necesario, se puede cambiar. Es importante diferenciar que lo que no tenemos que hacer es ir cambiando los tiempos Sprint tras Sprint.

Cancelando Sprints

La única persona autorizada para cancelarlo antes de tiempo es el Product Owner. El resto del equipo puede participar en la decisión, pero la última palabra la tiene siempre la tiene el/ella.

Las razones de una cancelación pueden ser las siguientes:

  • El objetivo del Sprint se está obsoleto, siendo necesario cancelar lo que se está haciendo.
  • Cambios de dirección en la empresa para la que estamos trabajando.
  • El mercado hacia donde apuntamos tiene otras tendencias, que debemos seguir.

Es importante añadir que las cancelaciones de Sprints no son habituales, sobre todo en Sprints de muy corta duración.