Saltar al contenido
Be Agile My Friend

LEAN – Enfocado siempre en el cliente

Lean, desperdicios

Para una empresa es muy importante saber gestionar sus procesos, ser lo más eficiente posible, y de ese modo conseguir ser lo más competitiva posible, mejorando y ofreciendo a sus clientes los productos y servicios que satisfagan sus necesidades. Además, estos deben productos y servicios deben ser de máxima calidad y obtenidos a un coste y tiempo mínimos.

Los métodos tradicionales de gestión basados en operar a gran escala no cumplen en la actualidad con los objetivos de eficiencia y competitividad y ahí es donde aparece Lean.

¿Qué es y cómo nació Lean?

Lean nació de la mano de Toyota en el ámbito de la producción, pero actualmente se ha extendido a todos los ámbitos de la empresa, Lean no es solo una forma de ser más eficiente, es una nueva forma de pensar, planificar y decidir enfocado siempre en el cliente, es decir, centrado en todo lo que genera valor desde el punto de vista del cliente, por lo tanto, Lean es una metodología / filosofía para organizar el trabajo minimizando el desperdicio, es decir, todo aquello que no genere valor para el cliente.

Los desperdicios de Lean, los 7 mudas

Muda = Desperdicio, despilfarro, todo aquello que no aporta valor al cliente.

  • Sobreproducción: Consiste en producir más de lo demandado, antes de que el cliente lo requiera. Está considerado el peor de las mudas, ya que utilizamos esfuerzos y recursos que deberían haberse usado en otras cosas más necesarias.
  • Esperas: Estos son los típicos cuellos de botella donde se generan esperas.
  • Movimientos innecesarios: Movimientos que se pueden evitar como búsqueda de herramientas o documentos ya que disminuyen el tiempo dedicado a realizar lo que realmente aporta valor.
  • Transporte: Debemos minimizar los movimientos innecesario de materiales, de nuevo, esto no aportan ningún valor.
  • Sobreprocesos: Se trata de reducir fases que pueden ser innecesarias (trabajo extra).
  • No calidad (defectos): Los defectos de producción y los errores de servicio provocan un consumo innecesario de recursos tanto materiales como de tiempo (atender quejas) provocando insatisfacción del cliente.
  • Inventario: El stock acumulado que sobrepase lo necesario para cubrir las necesidades del cliente generan un impacto negativo tanto costes como en espacio.

LEAN en la práctica

Como ya hemos comentado, Lean es una metodología / filosofía que nos ayuda a organizar el trabajo reduciendo el desperdicio, y para ello, Lean se apoya en la metodología de las 5S, una técnica de gestión orientada a conseguir lugares de trabajo más ordenados y limpios, para conseguir una mayor productividad y un mejor entorno laboral.

  • Seiri (clasificación): Separar innecesarios, eliminar del espacio de trabajo lo que sea inútil.
  • Seiton (orden): Situar necesarios, organizar el espacio de trabajo de forma eficaz.
  • Seiso (limpieza): Eliminar suciedad, mejorar el nivel de limpieza de nuestro entorno de trabajo.
  • Seiketsu (estandarización): Señalizar anomalías, prevenir la aparición de suciedad y desorden.
  • Shitsuke (mantener la disciplina): Seguir mejorando, fomentar los esfuerzos en convertir esta metodología en un hábito de obligado cumplimiento.