Saltar al contenido
Be Agile My Friend

La inteligencia emocional en un buen Scrum Master

Ser Scrum Master abarca una amplia variedad de habilidades, conocimientos y experiencia. Los Scrum Masters intentan crear equipos de alto rendimiento e impulsar el cambio ágil dentro de una organización. Aunque su enfoque principal y responsabilidad es el proceso, son las personas con las que trabajamos todo el tiempo. En este post aprenderemos a apreciar el valor de la Inteligencia emocional para evolucionar como Scrum Masters.

Empatía

La empatía se define como la capacidad de comprender o sentir lo que otra persona está experimentando desde su marco de referencia, es decir, la capacidad de colocarse en la posición de otra persona.
La psicología discierne dos tipos de empatía: la empatía afectiva y cognitiva.

La empatía afectiva se refiere a nuestras reacciones emocionales hacia los demás y la segunda a nuestra capacidad para comprender las emociones de otras personas. Comprender nuestra empatía afectiva revela nuestros desencadenantes emocionales.

La empatía cognitiva implica que tienes buenas antenas para observar y comprender las emociones que suceden a tu alrededor. La empatía cognitiva es una puerta de entrada a la compasión. Donde la empatía es un modo de relacionarse, la compasión es ir un paso más allá al sentir lo que esa persona está sintiendo, abrazarlo, aceptarlo y tomar algún tipo de acción. Al desarrollar empatía, te enfocas en el bienestar emocional de las personas y muestras tu respeto por las personas.

Conciencia de uno mismo

Trata de cómo nos vemos a nosotros mismos, y también cómo percibimos que otros nos ven. La última parte es el aspecto externo y es la más difícil de evaluar adecuadamente.

Una forma de llegar a ser más consciente de uno mismo es buscar retroalimentación honesta y hacer una introspección cuidadosa regularmente, que de hecho es ser curioso hacia uno mismo. Al igual que la empatía, la conciencia sobre uno mismo es un requisito previo para ser emocionalmente inteligente.

Curiosidad

Una persona curiosa es una persona que está dispuesta a entender. Una persona que quiere aprender busca mejorar. La curiosidad es el motor que impulsa la mejora continua personal. Cuando tienes curiosidad, eres apasionado y la pasión te hace rendir al máximo. Las personas curiosas generalmente son más abiertas de mente y tolerantes a la ambigüedad, lo que lleva a niveles más altos de adquisición de conocimiento.

La curiosidad es probablemente la cualidad más poderosa de la inteligencia emocional.

Mente analítica

Construir el intelecto emocional requiere una mente analítica. Debes pensar en profundidad sobre lo que observas y sobre lo que experimentas en tu interior: Los Scrum Masters necesitan desarrollar un hábito de pensamiento muy profundo. En lugar de actuar en base a impulsos que ayudaron a la humanidad a sobrevivir, ahora vivimos en una sociedad donde necesitamos evaluar situaciones y analizarlas profundamente. Deberíamos evaluar continuamente la información, los procedimientos y los hábitos históricos, contemplando y cuestionando el “por qué del por qué”.

Optimismo

Nuestra actitud personal siempre está bajo nuestro control, pero no podemos controlar directamente las mentes de otras personas. Podemos elegir vivir cada día siendo positivos y aceptar que ninguna persona tiene malas intenciones; siempre hay un contexto que debe ser examinado. Nuestro optimismo y creencia positiva nos ayudarán a desviar la negatividad y hacernos mejores entrenadores.

Humildad

Un impulso básico de un líder es el deseo de ayudar a los demás. Nos esforzamos por crear un entorno para que otros tengan éxito. El éxito general y el logro es más importante que el éxito del individuo. Tu papel es tirar, en lugar de presionar, ya que no se trata de ti, sino de las personas que necesitan estar preparadas para el cambio. Debemos mostrar respeto por las personas y los equipos empoderados mientras dejamos que el equipo decida, escuche y espere más de lo que nosotros digamos.

Autenticidad

Debes ser transparente y mantenerte cerca de lo que realmente eres. Recuerda, tienes una mente analítica, cuestionas el porqué y, además de eso, debes ser fiel a ti mismo, a tus creencias y valores. Pero recuerda que mantenerte fiel a ti mismo también incluye estar abierto a la adaptación.

Sin embargo, nunca intentes ser lo que no eres, ya que esa no es una postura sostenible. Ten en cuenta la percepción de los demás e invítalos a investigar qué partes de ti están ocultas y cuáles vale la pena compartir. Para la autenticidad se necesita el coraje para ser vulnerable, para predicar con el ejemplo y sentar las bases de la confianza, ya que la confianza contiene la voluntad de ser vulnerable entre sí.